Enseñanzas > Satsangs > ...

¿Cómo reconoces a tu Maestro Espiritual?

GURU PURNIMA (LUNA LLENA) - 24 Julio 2002
El día de luna llena en el mes de Ashad (Julio-Agosto) es el día santo y auspicioso de Guru Purnima. Es el día en el que los devotos en todo el mundo adoran y rinden homenaje a su ama-do Guru. Afortunados son aquéllos cuyo Guru vive entre ellos cuando están vivos. Es una ben-dición inusual tener un Satguru que le guíe a uno en el sendero correcto a través de los tu-multos de la vida hasta los pies de Dios. Es por medio del Maestro espiritual que el individuo puede elevarse hacia la Conciencia Cósmica, que el imperfecto puede hacerse perfecto, que lo finito puede hacerse infinito y que lo mortal puede pasar a la vida eterna de beatitud .
El día de Guru Purnima en el Ashram se dedica enteramente a nuestro bienamado Swamiyi. Cada mañana después del Ganesh abishekam los niños y residentes se unen al Nagarsankirtan, que significa caminar hasta la casa de Swamiyi cantando bhayans al Guru.
Hay pada puya, discursos y un programa cultural. Por supuesto se ofrece un almuerzo especial a todos. Durante todo el día los devotos experi-mentan las bendiciones de Swamiyi.

Swamiyi Responde

P: ¿Cómo reconoces a tu Maestro Espiritual?

R: Es fácil saber quién es tu Maestro espiritual. En el momento que conoces a tu Maestro espiritual termina tu búsqueda del mismo y comienza realmente la práctica de la espiritualidad. ¿Cómo sabes quién es tu padre? Es porque crees lo que te dice tu madre. ¿Tendrías que preguntar a otros quién es tu padre? No. Del mismo modo, debes confiar en tu propia mente como confías en las palabras de tu madre. Pregunta a tu conciencia y sigue lo que te dice. Puedes ir a ver a muchas personas espirituales. Finalmente, debes ir a un lugar tranquilo, aquietar tu mente y pensar quién te agrada más. Piensa cuidadosamente sobre sus enseñanzas y formas de impartir esas enseñanzas. Decide a quién quieres como Maestro. Ésta es una decisión importante. Una vez que hayas decidido y el Maestro te ha aceptado, entonces no debes cambiar de Maestro. Recuerda que el Maestro no te necesita - eres tú que necesitas un Maestro. Después de haber tomado esta importante decisión, no es bueno tratar de hallar faltas en el Maestro ni dudar de él. No debes juzgar al Maestro en términos de la vida mundana sino desde un punto de vista espiritual. ¿Parece ser una persona espiritual? ¿Te han contado que él difunde la gracia de lo Divino? ¿Cómo habla? ¿Cómo actúa? Todas estas cosas debes considerarlas desde una perspectiva espiritual.

Algunas personas oran a dos o más Maestros espirituales y me preguntan cómo deben elegir a uno para poder seguir su guía con exclusividad. He explicado a menudo cuán difícil y confuso puede resultar el seguir dos Maestros, los que quizás tengan maneras totalmente opuestas de practicar la espiritualidad. En tal caso, os pido que sigáis vuestro corazón. ¿A cuál Maestro acudiríais espontáneamente cuando tenéis problemas o dificultades en la vida? ¿A cuál le escribes con regularidad y cuál te responde? ¿Cuál te escucha con la paciencia y el amor de una madre y te da consejos y guía? Aquél que cumple con este criterio es seguramente el Maestro que debes escoger.

P: ¿Qué hacer si no se tiene fe en el Maestro?

R: Me habéis preguntado qué debéis hacer si realmente no estáis satisfechos con vuestro Maestro. Si sientes que no tienes confianza en tu Maestro, lo mejor que puedes hacer es simplemente marcharte tranquilamente y dejarle. Una persona puede haber seguido a su Maestro durante algún tiempo pero sospecha de él. Puede que no haya creído sus palabras o que no le gusten las prácticas que le da. En tales circunstancias, si el estudiante está absolutamente seguro de su decisión, la mayor bendición que puede recibir de la situación es sentirse agradecido por lo que ha aprendido y entonces irse. No importa si ha estado con su maestro un cierto tiempo. Debería tomar su amor y su gracia y marcharse sin conflicto ni peleas. No se puede esperar cambiar al Maestro. Él no te escuchará. Ningún Maestro cambiará nunca de acuerdo con sus devotos o discípulos. No trates de lastimar al Maestro. El Maestro no se lastimará - sólo tú saldrás lastimado.

Mi consejo es que no te perturbes demasiado si el Maestro te da problemas y dificultades o si encuentra fallas en ti. Él sólo está haciendo esto para hacerte crecer y llevarte a un nivel superior. Ésa es la razón por la que actúa de un modo aparentemente difícil. El único deseo del Maestro es que sus discípulos y devotos puedan elevarse hasta su propio nivel aunque sea muy difícil. El Maestro posee peculiaridades, cualidades e idiosincrasias propias. Puede que te dé inmensos problemas pero, si los aceptas a todos y continúas, eventualmente el Maestro llegará a la conclusión que el discípulo ha madurado y es capaz de seguir su propio camino. Puede que a veces un discípulo tenga mucho poder. Por ejemplo, tal vez llega alguien y el Maestro no desea hablar con esa persona, pero el discípulo podría persuadir al Maestro que lo haga. Se dice que para conocer al presidente, es mejor primero conocer al chofer o a los sirvientes de la casa y no al secretario, ¡el que está demasiado presionado por sus importantes deberes para poder influenciar al presidente! Así, un discípulo que es de confianza del Maestro puede predisponerle para que bendiga a otros.

P: Swamiyi, ¿cómo llegó usted a ser Guru y Maestro espiritual?

R: Como resultado de todos mis karmas pasados, mi práctica espiritual y mi servicio al mundo, obtuve la auto-realización. Como resultado de mi realización llegué a saber todo lo que hay para saber. Dado que alcancé este estado de total conocimiento me convertí en Maestro espiritual.

Mi misión es mi vida. No hay nada más de interés para mí en esta vida. Sólo quiero guiar y elevar a la humanidad y mostrar el amor de Dios a tantas personas como sea posible. No tengo deseos ni objetivos personales. Cumplo con la voluntad de lo divino en todo momento. La razón de mi nacimiento en este mundo para llevar a cabo esta misión se debe a mi compasión y tremendo amor por la humanidad.

Me gustaría volver a nacer una y otra vez en este mundo para poder ayudar y guiar a los que buscan conocimiento. No penséis que esta vida es un sufrimiento para mí. Yo estoy siempre inmerso en felicidad divina. Es por ello que no tengo miedo de renacer y continuar esta misión divina.

P: Swamiyi, ¿es nuestro destino que llegamos a conocerle a usted? De toda la gente del mundo, ¿por qué sólo ciertas personas entran en contacto con usted?

R: ¡Yo también puedo hacerte algunas preguntas! ¿Por qué vienes aquí a verme? ¿Quién te ha enviado? En realidad, pienso que es Dios quien te ha enviado. Yo pregunté a Dios: "¿Por qué envías toda esta gente aquí? ¡Son buenas personas!" Dios respondió: "Seguro que son buenas personas, por eso te las he enviado." Dije a Dios: "Entonces si son tan buenas, ¿cuál es el motivo de enviármelas? Déjales vivir felices y en paz. ¿Por qué hacerles venir a la India de tan lejos para verme?" Dios respondió: "Más cosas buenas deben salir de ellos, y es tu tarea hacer surgir ese bien." Tú ves, Dios realmente es quien os ha enviado aquí de manera que ya sois muy privilegiados. Él me dijo que os instruyera acerca del sendero espiritual. Yo hago todo lo que Él dice. Él os ha escogido para que saboreéis la espiritualidad de mí. Cuando la gente viene a mí, les hablo bien, les muestro amor y les enseño espiritualidad. Les hablo de servicio social, soluciono sus problemas personales y les hago felices. Quienquiera llegue a mí, yo ayudaré. No hago discriminaciones de raza, color, religión o riqueza. Cuando alguien viene a mí, les juzgo de forma espiritual, no mundana. Veo cuánta devoción tienen, cuán limpios y brillantes son sus corazones, cuán puras son sus mentes, si poseen algo de amor universal en sus corazones o si sólo hay egoísmo allí.

No estoy interesado en sus estatus o sus saldos bancarios o si son cristianos o hindúes. Cualesquiera sean sus problemas yo los resuelvo. Mi trabajo es enseñarles un poco de espiritualidad. Si ellos realizan la verdad, eso es suficiente para mí. Veo a todos con igual visión. Recuerdo siempre que lo Divino les ha enviado. Dios tiene algún propósito para hacerlo así. Yo soy un sirviente de lo Divino. Debo cumplir siempre con Su deseo y voluntad. Es Su deseo que yo ayude a los que Él me envía. De modo que hago eso al máximo de mi capacidad, a través de Su gracia y con Sus bendiciones. Es muy simple. No hay ninguna filosofía grande y complicada detrás de eso. La espiritualidad es esencialmente muy, muy simple. Necesitamos tener la perspectiva de un niño para comprenderla.

P: ¿Cómo podemos recibir Gracia y bendiciones de mejor manera a través de nuestro Maestro espiritual?

R: Para obtener la gracia o las bendiciones de Dios necesitamos tener pensamientos de Él todo el tiempo en nuestra mente. Primero debemos creer firmemente que todo ocurre de acuerdo con un plan divino. Debemos acercarnos a Dios día a día. Ésta debe ser la principal ambición en nuestra vida. Debemos idear un plan interior sencillo de manera que podamos pensar en Dios siempre. Necesitamos desapegarnos de la relación mundana y tenemos que ser muy aplicados y cuidadosos para no enredarnos en la maia (ilusión) del mundo. Debemos tener un buen grado de auto-control. Debemos tratar siempre de no ser egoístas y necesitamos ser muy considerados con los demás y también respetar sus intereses y deseos. Si sigues sinceramente las enseñanzas de un Maestro espiritual puedes obtener bendiciones de él o gracia a través de él (o ella). El Maestro espiritual iluminado tiene el poder de conferir ambas cosas. Sin embargo, primero debes aprender a respetar al Maestro. Cualquier cosa que diga el Maestro, debes comprender que hay una razón para ello. Debes tratar de entender la razón y no simplemente ignorarla. Debes hacer todo el trabajo que te da el Maestro con dedicación y de acuerdo con las expectativas del Maestro. Si haces todo esto con humildad, devoción y sin expectativa personal de alguna clase de resultado, entonces con seguridad recibirás gracia y bendiciones en alguna etapa.

Si tienes un Maestro espiritual entonces es un proceso espiritual que primero debes recibir gracia a través de él o ella y sólo entonces puede descender sobre ti la gracia de Dios. El Maestro ha enseñado a sus alumnos estos procedimientos personalmente y así podemos aprender de sus estudiantes muy fácilmente, a veces aún más fácilmente que directamente del Maestro. La razón para esto es que los estudiantes no están todavía en el nivel elevado del Guru. Los aspirantes nuevos, siguiendo los ejemplos correctos de los estudiantes, no tienen que aspirar al principio al nivel muy elevado fijado por el Guru. A través de sus estudiantes, si han practicado y aprendido correctamente, los aspirantes tienen la oportunidad de comprender las enseñanzas del Guru.

Reconocerás la gracia una vez que la hayas experimentado realmente. Si te unificaras con la gran fuerza de la gracia, obtendrías felicidad perfecta y sin fin. Sólo puedo decir que para ganar gracia uno debe hacer esfuerzos constantes y muy genuinos. Aun después de haber experimentado la gracia, uno debe trabajar duro para conservar el estado que ha obtenido hasta ahora. Nunca seas creído en tu sendero espiritual. En la medida que tengas confianza en Dios, esa medida de gracia puede ayudarte. Ten paciencia y sé calmo y apacible. Sólo en un alma firme así puede la gracia tener su máximo efecto.

(Extractos de Premananda Satsang Vol.3)

OTROS SATSANGS
VOLVER ARRIBA